LIBRADOS PAR SERVIR

Lucas 1:74-75

Es una gran y cruel falacia hacia Dios y el hombre creer que somos salvos simplemente para mantenernos satisfechos. Tal pensamiento degradado no es digno de la gracia de Dios. El hombre que come solo por satisfacción es un glotón egoísta y un adorador de su estómago. Comemos para vivir, y amamos, y trabajamos. La provisión de Dios hecha para nosotros en Cristo es permitirnos vivir ante Dios, amar a nuestros prójimos y trabajar por Cristo y su causa.

I. La gran liberación

“Que, librados de nuestros enemigos, sin temor le serviríamos” (Luc. 1:74). Esta liberación es todo por gracia. Es en realidad una concesión divina. “Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad” (Lam. 3:22-23). La liberación de Cristo es completa:

1. Del enemigo, el pecado. El pecado es uno de los enemigos de cuya mano necesitamos liberación. Al darnos a su Hijo, Dios también nos ha dado una concesión de libertad del pecado (Rom. 6:18). “Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia” (Rom. 6:14). ¡Reclame esta promesa!

2. Del enemigo, el “yo”. Para que el pecado no tenga dominio sobre nosotros, el “yo” debe ser puesto sobre el altar de la muerte. Mientras viva el “yo” carnal, será el servidor del pecado. Por la sangre expiatoria se gana la victoria.

3. Del enemigo, Satanás. El gran acusador siempre está listo para presentar una acusación desafiante contra el Señor, contra su evangelio o contra nosotros mismos. “No ignoramos sus maquinaciones” (2 Cor. 2:11). “Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo” (Ef. 6:11).

II. El propósito

“Que, librados de nuestros enemigos, sin temor le serviríamos” (Lu. 1:74). Somos salvos para servir. Hemos sido liberados del pecado para que podamos ser siervos de Dios (Romanos 6:18). Es bueno poder decir “Gracias a Dios, soy salvo”, pero es mejor poder decir “Gracias a Dios, soy el siervo de Jesucristo”. Siervos con los siguientes propósitos:

1. Servirle. “Le serviríamos” (Luc. 1:74). “Porque uno es vuestro Maestro, el Cristo” (Mat. 23:8). “Señor, ¿qué quieres que yo haga?” (Hechos 9:6). “Habla, Jehová, porque tu siervo oye” (1 Sam. 3:9). Sírvale a él, primero a Dios, no meramente la iglesia, o una causa, o un buen principio, sino al Cristo vivo, nuestro Señor siempre presente y bondadoso, a quien pertenecemos.

2. Servirle sin temor. “Sin temor le serviríamos” (Luc. 1:74). Si amamos al Señor con todo nuestro corazón, este será el carácter de nuestro servicio, porque “en el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor” (1 Jn. 4:18). Habiendo recibido el Espíritu de adopción, somos salvos del espíritu de esclavitud y servimos con el amor servicial de un hijo (Romanos 8:15).

3. Servirle en santidad. “En santidad” (Luc. 1:75). Como salvos, somos llamados “con llamamiento santo” (2 Tim. 1:9). Llamados al sacerdocio santo, habiendo sido lavados y vestidos con ropas santas para que podamos ministrar en cosas santas mientras comemos la carne sagrada. Deben ser limpios los que llevan los vasos del Señor. “Sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir” (1 Ped. 1:15).

4. Servirle en justicia. “Y en justicia” (Luc. 1:75). “Y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad” (Ef. 4:24). Por lo tanto, se espera que el nuevo hombre sirva a Dios tanto en la justicia como en la santidad. “En santidad” (Luc. 1:75) puede referirse a la naturaleza de Dios dentro de nosotros; “en justicia” (Luc. 1:75), a la Palabra de Dios que tenemos ante nosotros. Su naturaleza santa impartida a nosotros nos da la aptitud para el servicio. Su Palabra santa nos da principios justos para guiarnos en el servicio.

5. Servir ante él. “Delante de él” (Luc. 1:75). Dulce es el servicio que se presta en la conciencia de su presencia ante nosotros. Elías podía hablar diciendo, “Vive Jehová Dios de Israel, en cuya presencia estoy” (1 Reyes 17:1). Abraham caminó ante Dios. Servir ante él es el remedio para el temor al hombre y el secreto de la liberación de deshonrar a Dios por sentir la necesidad de presentar oraciones elocuentes a grandes audiencias.

6. Sírvale todos los días de nuestra vida. “Todos nuestros días” (Luc. 1:75). No hay despido en esta guerra santa. El levita podría retirarse después de un número limitado de años de servicio, pero aquellos liberados del pecado y la ira por la agonía y la sangre del amado Hijo de Dios deben servirle todos los días de su vida. Todos los días de esa vida que es divina y eterna. En los días de enfermedad y debilidad corporal, cuando no podemos hacer nada más que mirar, que esa mirada sea de una bendita sumisión y santa confianza. Sí, Señor, todos los días de mi vida y de tu vida.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s