RESEÑA “GOLIAT DEBE CAER” DE LOUIE GIGLIO.

“Goliat debe caer” en un libro bastante interesante en todos los sentidos. Te lleva desde lo más básico a lo más profundo. Tuve la oportunidad de compartir sobre este libro en mi grupo de jóvenes. Durante seis semanas estuve hablando sobre la historia que encontramos en 1º. Samuel 17.

En algún momento hemos escuchado hablar sobre la historia de David, un joven que vence a un gigante que se llama Goliat. En muchos congresos he escuchado que predican sobre David haciendo alusión que nosotros somos David en la historia… ¿Y si esto no fuera así?

Dentro de la historia hay algunas personas que son importantes. El rey Saúl, su hermano Eliab, David, Goliat, el pueblo de Israel y los filisteos. Pero lo reduciré a tres. El pueblo de Israel, David y Goliat. Nuestro papel dentro de la historia no es David, es el pueblo lleno de miedo. Asustado e intimidado durante 40 días por un gigante. Jesús es David y él es quien mata todos los gigantes.

¿Cómo saber que hay un gigante en tu vida? Simplemente por 2 cosas: No te sientes libre y Cristo no está siendo glorificado a través de tu vida.

El libro se centra en cinco gigantes que día y noche están gritando a nuestros oídos que somos esclavos, que no tendremos libertad después de ceder nuestra voluntad a su favor. No entraré mucho en detalle de cada gigante, pero si algo en ti te hace inquietar, te invito a que adquieras este libro, que sin lugar a duda será de bendición a tu vida y a quienes te rodean.

1.- Temor

¿Quién no ha tenido temor en algún momento? Todos hemos pasado por momentos donde nos sentimos así. Que la seguridad está en segundo plano y en ese momento no hay más que temor. Hay diferentes causas por las cuales hemos vivido con tanto miedo, pero el antídoto para este gigante es fe. Tenemos miedo a lo desconocido y la fe nos empuja a vivir confiado en Dios. Tenemos temor de lo que puede pasar mañana, pero la fe nos invita a depositar nuestro futuro en Jesús. La fe alimenta nuestra confianza y seguridad en Cristo. El temor es uno de los gigantes que nos paralizan, nos dejan inmóviles. Nos dejan 40 días temerosos como el pueblo de Israel frente a Goliat. Pero Jesús aparece en tu historia y él quiere pelear por ti.

2.- Rechazo

El rechazo es uno de los gigantes más comunes que podemos encontrar hoy en día. He escuchado gente que mencionan como se sienten rechazados en una u otra manera. Hay una cantidad impresionante de personas que no se sienten aceptadas. Personas que no son realmente genuinas por querer encajar. Si piensas que tú nunca has sufrido rechazo, seguramente lo has sufrido y lo tapas con una mentira que es “Jamás me he sentido rechazado”. David era un simple pastor de ovejas y estaba retando a un preparado hombre de guerra. Al momento de entrar al valle de Ela, David no dejó que el gigante del rechazo le ganara, sabía que Dios lo había aceptado en lo privado y lo respaldaría en público.

3.- Comodidad

40 días llevaba el pueblo de Israel. Parecen muchos días, y lo son. Pero hasta cierto punto ellos ya estaban acostumbrándose a eso. Tenían tiendas, personas que les llevaban de comer, si había un hombre gigante que les gritaba, pero no todo estaba “tan mal”. Es el gigante que sin darnos cuenta comienza a crear creyentes pasivos. La pasión huyo de tu corazón y ahora no sabes precisamente que está pasando. Seguramente estás peleando contra el gigante de la comodidad. Te sientes muy bien haciendo nada y prefieres que alguien más te ahorre las energías. Hemos vivido cómodamente el ministerio incomodo de Jesús. Desde la silla acolchonada de la iglesia celebramos la incómoda vida que llevó Cristo. Bastante contradicción. A veces preferimos el lugar donde estamos, atormentados y en persecución antes que dejar que el verdadero asesino de gigantes haga lo que debe hacer.

4.- Ira

Este gigante tiene una manera de entrar a nuestras vidas de una manera bastante peculiar. No entra del todo, si no poco a poco y cuando menos nos damos cuenta estamos explotando constantemente. Ya vemos nuestra vida completamente con enojo y lo peor es que decimos “Tengo carácter” cuando en realidad, confundimos carácter con la ira. Alguien nos lastimo en alguna manera y nos desquitamos con quien sea.

Hay tres tipos de ira: La ira con razón, ira imaginaria e ira con razón e imaginaria. Puede ser que si tengas razones para enojarte con alguien, pero la biblia es específica sobre no dejarte llevar por la ira Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo,” Efesios 4:26. Tal vez te imaginas que alguien dice algo en tu contra y resulta ser que jamás fue así y mientras todo se aclara ya le permitiste la entrada a la amargura. La última es cuando ambas hacen equipo, un poco lo que te hicieron y otro poco lo que tu imaginación creó sobre una situación. Eliab, hermano de David, se encendió en ira contra él, y si lees detenidamente la historia te darás cuenta que cuestiona 3 aspectos en la vida de David.

5.- Adicción

Si tuvieran tamaños nuestros gigantes, este sería uno de los más grandes, más escandalosos y que más auge están tomando. La adicción la podríamos encerrar en la siguiente frase: “No puedo vivir sin ________________”. Esa palabra la podría a completar el nombre de la persona que te hace sumamente daño pero no te alejas de ella. Podría ser un hábito que te está matando en las noches. Puede ser masturbación, pornografía, una relación, una sustancia. Y eso se está apoderando de ti. Todo viene y comienza cuando me veo a mi mismo como vulnerable y no sé a dónde correr cuando me siento expuesto. Tengo 2 lugares a donde ir: A Cristo y que el cubra mis pecados o correr a una adicción para que temporalmente cubra lo que estoy pasando.

Jesús si puede derrotar a nuestros gigantes. Jesús puede regresarnos la libertad que algún día tuvimos. Jesús quiere ser glorificado en tu vida a través de mostrarte tal cual eres. Los gigantes no son derrotados en la oscuridad, son derrotados en la luz.

Te recomiendo que mientras lees el libro puedas acercarte a tu pastor, líder o alguien de autoridad en tu iglesia para que puedas exponer a tus gigantes y Cristo se lleve toda la gloria y tu vivas de nuevo con paz y libertad.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s